(C5) Capítol 5. Protocol d’actuació en l’àmbit laboral

(C5) Capítulo 5.
PROTOCOLO DE ACTUACIÓN EN EL ÁMBITO LABORAL

5.1. Introducción, objetivo y consideraciones
Dado que el contacto con el coronavirus SARS-CoV-2, como agente biológico, puede afectar a entornos sanitarios y no sanitarios, corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición y seguir las recomendaciones que sobre el particular emita cada servicio de prevención, siguiendo las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias.

Las empresas deben prepararse para implementar medidas para proteger a sus trabajadores del COVID-19 mientras aseguran la continuidad de su producción. Entre ellas:

• Todos los trabajadores con síntomas deben quedarse en su vivienda o alojamiento.

• Se debe fomentar la higiene de las manos

• Se debe fomentar la etiqueta/higiene respiratoria.

• Se debe fomentar la limpieza regular de superficies.

El deber de protección de la empresa implica que ésta debe garantizar la seguridad y la salud de las personas trabajadoras a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo que están bajo su ámbito de dirección, es decir, bajo su capacidad de control.
El objetivo de este protocolo de actuación es el de facilitar a las empresas aquellas medidas de contención, prevención y control para proteger la salud de los trabajadores frente a la exposición al COVID-19 sin menoscabo de las medidas indicadas por su servicio de prevención y para la elaboración de un plan de acción o de contingencia frente a las consecuencias derivadas del COVID-19.
No se trata de una lista exhaustiva y puede que algunas situaciones o circunstancias no se den en una empresa en particular.
Por otro lado, las recomendaciones incluidas en el presente documento se consideran en continua revisión en función de la evolución y nueva información que se disponga de la infección y las vías de transmisión por el coronavirus SARS‐COV‐2.
Para elaborar el presente protocolo nos hemos basado en la experiencia y aquella documentación elaborada en motivo del COVID-19 por las autoridades sanitarias estatal y autonómica (legislación, guías, instrucciones, infografías, etc.) así como documentación disponible de organizaciones de referencia (ECDC, WHO, CDC).

5.2. El Servicio de Prevención de Riesgos Laborales
Los servicios de prevención de riesgos laborales (SPRL) está llamados a cooperar con las autoridades sanitarias, adaptando su actividad y recomendaciones con el objetivo general de limitar los contagios de coronavirus SARS-CoV-2.
Con el objetivo de limitar los contagios de SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo corresponde al SPRL de la empresa evaluar el riesgo de exposición al SARS-CoV-2 siguiendo las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias y al empresario y a los trabajadores seguir las recomendaciones que sobre el particular emita su SPRL.
Cualquier medida de protección debe garantizar que proteja adecuadamente al personal trabajador de aquellos riesgos para su salud o su seguridad que no puedan evitarse o limitarse suficientemente mediante la adopción de medidas organizativas, medidas técnicas y, en último lugar, medidas de protección individual. Todas las medidas anteriores se podrán adoptar simultáneamente si las condiciones de trabajo así lo requieren.
Los niveles y medidas de protección frente al COVID-19 que se establezcan deben ajustarse y aplicarse en función de la naturaleza de las actividades y la evaluación del riesgo para los trabajadores.
El Ministerio de Sanidad ha puesto a disposición de los SPRL el “Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al coronavirus (SARS-COV-2)” (documento en permanente revisión). También ha publicado una nota interpretativa respecto el procedimiento en cuestión en relación a los escenarios de riesgos de exposición.
Por otro lado, y de acuerdo con el Criterio Operativo núm. 102/2020 de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social sobre medidas y actuaciones de la ITSS relativas a situaciones derivadas del nuevo coronavirus (Sars-Cov-2), el procedimiento arriba descrito tiene carácter obligatorio.
El SPRL deberá establecer un protocolo de actuación en caso de personas infectadas, que incluya tanto el seguimiento de su salud como las actuaciones a realizar en materia de limpieza y desinfección y la gestión y seguimiento de contactos.

5.3. La protección de la salud de las personas trabajadoras
Las empresas pueden adoptar medidas organizativas y/o preventivas que, de manera temporal, eviten situaciones de contacto social, sin necesidad de paralizar su actividad.

Con carácter general, y a excepción de aquellos puestos de trabajo en los que existan riesgos específicos relacionados con la exposición al virus durante el trabajo, deben aplicarse los deberes ordinarios de protección establecidos en la normativa de prevención de riesgos laborables.

No obstante, y para cuando esto no resulta posible, de conformidad con lo recogido en el artículo 21 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), y en lo que atañe al riesgo de contagio por coronavirus, cuando las personas trabajadoras estén o puedan estar expuestas a un riesgo grave e inminente con ocasión de su trabajo, la empresa estará obligada a:

• Informar lo antes posible acerca de la existencia de dicho riesgo.

• Adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, las personas trabajadoras puedan interrumpir su actividad y, si fuera necesario, abandonar de inmediato el lugar de trabajo. En aplicación de esta norma, las empresas deberán proceder a paralizar la actividad laboral en caso de que exista un riesgo de contagio por coronavirus en el centro de trabajo, ello no obstante la activación de medidas que permitan el desarrollo de la actividad laboral de forma alternativa o bien de ser necesario, la adopción de medidas de suspensión temporal de la actividad.

5.4. Personas trabajadoras especialmente sensibles
El servicio sanitario del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales debe evaluar la presencia de personal trabajador especialmente sensible en relación a la infección de coronavirus SARS-CoV-2, establecer la naturaleza de especial sensibilidad de la persona trabajadora y emitir informe sobre las medidas de prevención, adaptación y protección. Para ello, tendrá en cuenta la existencia o inexistencia de unas condiciones que permitan realizar el trabajo sin elevar el riesgo propio de la condición de salud de la persona trabajadora.

Con la evidencia científica disponible a fecha 23 de marzo de 2020, el Ministerio de Sanidad ha definido como grupos vulnerables para COVID-19 las personas con diabetes, enfermedad cardiovascular, incluida hipertensión, enfermedad hepática crónica, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad renal crónica, inmunodeficiencia, cáncer en fase de tratamiento activo, embarazo y mayores de 60 años. Para calificar a una persona como especialmente sensible para COVID-19, debe aplicarse lo indicado en el párrafo anterior.

La empresa informará a los trabajadores la obligación de comunicar si pertenece a algún grupo vulnerable para COVID-19, además de las ya catalogadas como sensibles en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Por este motivo, es muy importante que todo el personal encuadrado en uno de estos supuestos lo comunique a la empresa para poder informar al Departamento de Vigilancia de la Salud del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.

5.5. Equipo de gestión
Se recomienda, en la medida de lo posible, que la empresa defina un equipo responsable para la implantación de las medidas. Toda la información deberá estar documentada y se designarán suplentes en caso de que el equipo sufra bajas por COVID-19.
Se recomienda establecer reuniones periódicas y adoptar mecanismos para hacer un seguimiento y balance de las medidas adoptadas para su revisión y mejora.

5.6. Información y formación del personal
La empresa debe asegurar siempre que la información sobre las medidas de actuación adoptadas en motivo del COVID-19 sean conocidas por toda la plantilla y por el Comité de Empresa (en el caso que proceda), teniendo en cuenta la posible existencia de diferencias culturales y lingüísticas.
De igual modo se informará al personal contratado a través de empresas de trabajo temporal y a aquel personal de empresa tercera que preste servicios en la empresa (personal de limpieza, personal de mantenimiento, personal de desinfección, etc.…) y a las visitas en la medida que les afecte.
Toda la información y formación trasladada a la plantilla quedará documentada y se apoyará con cartelería en puntos clave de la empresa.
El equipo responsable para la implantación de las medidas establecerá un mecanismo de comunicación ágil y efectivo para solucionar dudas por parte de los trabajadores

5.7. Compromiso por parte del personal
Se pedirá la máxima colaboración de todas las personas de la organización en la adopción de las medidas preventivas y el seguimiento de las recomendaciones que se realizan por parte de la empresa.
Además, las personas trabajadoras, en sus horas no laborales, deben respetar las medidas de aislamiento social vigentes, restringiendo los contactos y limitándolos a los imprescindibles. El desplazamiento del hogar al trabajo, si es preciso realizarlo, se desarrollará preferentemente de forma individual o si no es posible de acuerdo a las restricciones normativas impuestas por el Gobierno respecto a los desplazamientos (ver ficha instructiva MOVILIDAD DE LOS TRABAJADORES en el anexo 5).
En el caso de síntomas de COVID-19 (fiebre o febrícula, tos, sensación de falta de aire, malestar, resfriado) la persona trabajadora se deberá aislar en su vivienda de manera preventiva durante 14 días. En este caso avisará a la empresa y procederá de acuerdo a las instrucciones de las autoridades competentes. Actualmente, en el caso de Cataluña utilizar la app STOP COVID-19 CAT. El sistema sanitario catalán hará la vigilancia del caso a partir de los datos enviados por la aplicación y, si es necesario, activará los servicios del centro de atención primaria o los servicios de emergencias médicas.
Si la persona trabajadora ha tenido contacto estrecho con un enfermo sintomático se mantendrá en cuarentena domiciliaria durante 14 días y se realizará un seguimiento pasivo de aparición de síntomas usando, en Cataluña, también la app STOP COVID-19 CAT.
Las autoridades sanitarias en Cataluña actuaran de acuerdo al “Procedimiento de actuación de casos de infección por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2” (actualizado a 02.04.2020) de la Agencia de Salut Pública de Catalunya (documento en revisión permanente) donde queda definido el procedimiento a seguir y la definición y clasificación de contacto estrecho.
El servicio de prevención de riesgos laborales será el encargado de establecer los mecanismos para la investigación y seguimiento de los contactos estrechos en el ámbito de sus competencias, de forma coordinada con las autoridades de salud pública.

(C5) PROTOCOL ACTUACIÓ LABORAL

DESCARREGA CAPÍTOL (PDF)

Enviar enllaç de descàrrega a:

Confirmo que he llegit i accepto la Política de privacitat.